Se encuentra usted aquí

Laboratorio de Diagnóstico de Obras de Arte

El Laboratorio de Diagnóstico de Obras de Arte se ubica dentro de las áreas de trabajo del Instituto de Investigaciones estéticas de la UNAM y esta constituido como una de las Coordinaciones de esta dependencia.

 

Se fundó en octubre de 1992 como una iniciativa conjunta del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE) de la UNAM y el Comité Mexicano de Historia del Arte (CMHA) adscrito al Comité Internacional de Historia del Arte, organismo no gubernamental de la UNESCO.

 

A tenido varias etapas en su ejercicio y funcionamiento. Se propuso como un espacio donde se reunieran a expertos que emitieran una opinión calificada acerca de las obras de arte. Después de seis años de trabajo y con 253 dictámenes el Laboratorio emprende un nuevo camino; en 1998 se reestructuran sus objetivos, se crean instalaciones diseñadas especialmente para sus propósitos y se inicia el equipamiento especializado. Es a partir de este momento, que su misión se centra a mucho más puntualmente en la investigación; desde los nuevos procedimientos y técnicas de punta de la restauración y conservación del patrimonio cultural. En cuanto a los estudios; se centrarán estrictamente a proyectos académicos, institucionales y de investigación, donde confluyan los estudios técnico-científicos y los cuestionamientos que derivan de los prolegómenos fundamentales de la Historia del Arte.

 

Para 2001 y en una tercer etapa, se equipa al Laboratorio con tecnología especializada en las áreas de cómputo, fotografía, microscopía y química. Se inician proyectos relevantes de investigación multi e interdisciplinaria en distintos periodos de la historia del arte nacional y se crean convenios nacionales e internacionales que se dedican a este campo del conocimiento.

 

Substancialmente el Laboratorio de Arte es un centro de trabajo académico, de investigación y de apoyo interinstitucional. Cuya misión es realizar investigación de punta para promover el desarrollo de metodologías de estudio donde se aprovechan los recursos y las herramientas de las ciencias físico-químicas, la fotografía especializada, la microscopia y los nuevos argumentos de las teorías de conservación y restauración para el estudio de las obras de arte.

 

*El laboratorio trabaja para instituciones culturales públicas y privadas. No da servicio a particulares, ni emite certificados de autenticidad.