Se encuentra usted aquí

Las tapas de bóveda pintadas mayas

Leticia Staines Cicero

 

Se denomina piedra tapa a los sillares de piedra caliza rectangulares que forman en hilada el cerramiento de la bóveda maya y en la que ocupa la parte central se pintaba una escena, antes de ser colocada.

 

El trabajo consiste en el registro y análisis comparativo e iconográfico de las imágenes representadas en este tipo de soporte.

 

Las tapas de bóveda pintadas mayas Imagen 1

 

Se han registrado más de 160 y se localizan en sitios arqueológicos en los estados de Campeche y Yucatán. En la mayoría de los casos se trata de la representación del dios K o K’awill que por lo general se identifica por tener sus característicos atributos: un ojo con la pupila en forma de gancho, nariz alargada y encorvada, colmillos prominentes y una forma rectangular en la frente que se proyecta hacia adelante con un remate de dos volutas, reconocidos como humo, hacha humeante, antorcha o cigarro. En la frente lleva lo que se ha reconocido como un espejo que por lo común se repite en otras partes del cuerpo como son brazos y piernas. Uno de los rasgos más importantes es que uno de sus pies se convierte en una serpiente y también puede tener dibujados en su cuerpo escamas de este ofidio. En casi todas las imágenes de las tapas de bóveda se acompaña de un bulto de granos de maíz o de cacao.

 

Es uno de los dioses principales del panteón maya, se le relaciona con el maíz, la lluvia, el relámpago, el sacrificio y autosacrificio y, por lo tanto, con la sangre; y es una deidad asociada al gobernante y a la élite, pues era un atributo de poder. K’awill se encuentra relacionado con el dios B o Chaahk, deidad de la lluvia y del relámpago, y también con el dios E, del maíz.

 

Las tapas de bóveda pintadas mayas Imagen 2


 

imagen investigación

 


Investigación